AMPLIACIÓN DE LA DURACIÓN DE LOS ERTES

El sábado 27 de junio fue publicado en BOE el Real Decreto Ley 24/202 de medidas sociales de reactivación del empleo y protección del trabajo autónomo y de competitividad del sector. Este texto que debía regular la nueva situación tras el del estado de alarma, finalizado el 21 de junio a las 00:00h, contiene importante medidas para la continuidad de las empresas y los mecanismos transitorios para intentar paliar los efectos negativos de la pandemia del COVID19 y la paralización de la economía soportada en los últimos tres meses y medio. Resumimos las principales medidas con impacto en empresas y autónomos.

Se amplía la duración de los ERTES solicitados por fuerza mayor durante el estado de alarma y hasta la entrada en vigor de este mismo texto (RDL 24/2020), ampliándolos hasta el 30 de septiembre de 2020. Pero las empresas, como indica la norma (y a ver cómo se utiliza a efectos de comprobación futura), «deberán reincorporar a las personas trabajadoras afectadas por medidas de regulación temporal de empleo, en la medida necesaria para el desarrollo de su actividad, primando los ajustes en términos de reducción de jornada». Esto se traduce en que, bajo la visión del Gobierno, las empresas no pueden continuar aplicando totalmente el ERTE por sí mismo y no incorporar a algún trabajador total o parcialmente salvo que se pueda demostrar la imposibilidad de ejercer actividad y la ausencia total de necesidad de incorporación de hora alguna de trabajo de trabajador alguno… Quedando de manera tácita que se comprobarán y regularizarán claramente todos estos expedientes (recordamos la débil situación de las arcas públicas y la necesidad de recaudación).

Además, y como salvaguarda frente a vías de escape de las empresas, se establece que no podrán realizarse horas extraordinarias, establecerse nuevas externalizaciones de la actividad ni concertarse nuevas contrataciones, sean directas o indirectas, durante la aplicación de los expedientes de regulación temporal de empleo.

Se abre la esperada posibilidad de encadenar plenamente un ERTE por fuerza mayor (art. 22 del RDLey 8/2020) con uno nuevo tramitado por causas ETOP (económicas Técnicas Operativas o de la Producción).

Se diferencian ahora:

➜ ERTES de fuerza mayor parcial, los que han podido iniciar su actividad y realizar reincorporaciones a 30 de junio de 2020.

➜ ERTES de fuerza mayor total, ahora “de transición”, cuando no hayan podido iniciar su actividad ni llevar a cabo reincorporaciones a 30 de junio de 2020.

➜ ERTES ETOP (causas económicas, técnicas, objetivas o de la producción).

Tabla de exoneraciones en el pago de los seguros sociales:

Se extiende en el tiempo el plazo de duración de los seis meses para el mantenimiento del empleo.

Por último, se mantiene en ambos tipos de ERTES el pleno derecho para los empleados a cobrar la prestación por desempleo independientemente de haber cotizado el mínimo suficiente y sin que este periodo les compute a los efectos de consumo de su periodo de derecho de percepción de prestación.